sábado, 5 de febrero de 2011

Lasaña fácil

Sí, lasaña fácil, o lasaña para dummies, como prefiráis. Siempre he tenido la sensación, cuando alguien me contaba que había hecho lasaña, que era un proceso complicado, largo, enfarragoso, al que había que dedicarle mucho tiempo. Seguro que la lasaña tradicional italiana es así, pero en este caso, vamos a preparar una lasaña de andar por casa. Es bastante resultona, y os aseguro que en sabor, no desmerece nada a una lasaña de la mamma.
Existen actualmente algunos productos que nos va a ayudar a ahorrar tiempo en la elaboración. Como ejemplo os pongo, las láminas de pasta precocida, con ponerlas diez minutos a remojo, ya están listas, y quedan bastante bien. Hace algún tiempo descubrí el tomate frito de la marca Hida. Es un tomate frito, de tipo casero, que está buenísimo. Cuando voy justa de tiempo, lo utilizo para este tipo de recetas de pasta y queda muy bien.
Alguna vez he visto también, que existe la posibilidad de comprar la bechamel ya preparada, pero mi caso, prefiero hacerla yo misma. Así le doy la consistencia que a mi me apetece. Además la hago diferente, sin usar mantequilla. Queda más ligera, y hace que la lasaña sea más suave.
Esta vez he elegido como relleno, carne de ternera, pero en otras ocasiones la he preparado con atún y gambas, y con verduras. La base es siempre la misma, el relleno a elección. Según lo que hay en la nevera, o las ganas que haya de salir a comprar.
Normalmente, la lasaña se suele hacer con un par de capas, pero para dos personas y con el tamaño que tiene la fuente en la que la preparo, el relleno me da para una sola. Aunque en realidad nos comemos dos capas, sí, porque siempre repetimos.

Ingredientes: 
  • 8 placas de pasta precocida para lasaña
  • 500 gr. de ternera picada
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 bote de tomate frito Hida (o cualquier otro tomate de tipo casero)
  • 1 chorro de vino tinto
  • aceite de oliva
  • pimienta
  • sal
  • orégano
  • queso rallado para gratinar
- Para la bechamel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas colmadas de harina
  • 500 ml de leche
  • sal
  • pimienta blanca
  • nuez moscada
Lasaña

Lo primero que haremos será el sofrito. Para ello, picamos fino la cebolla y los dientes de ajo y los pochamos con un poco de aceite en una sartén. Cuando hayan cogido un poco de color, echamos la carne que habremos salpimentado previamente. En este punto, echo el orégano. Me gusta hacerlo así para que vaya soltando el aroma. Cuando la carne esté a punto, echaremos el chorro de vino tinto y lo dejamos reducir. Pondremos entonces el tomate frito y lo dejamos cocer todo junto entre 10 y 15 minutos.
Mientras se va haciendo el sofrito, ponemos a remojo las placas de pasta. En mi caso han sido unos 10 minutos, pero lo normal es seguir las recomendaciones que indique el paquete, según la marca.

Pues, vamos a montar la lasaña, y luego prepararemos la bechamel.
En una fuente apta para el horno, untamos la base con aceite, o en mi caso con un poco de tomate frito que he reservado. Así evitamos que las placas de pasta se peguen al fondo. Ponemos una capa de pasta, encima de la pasta extendemos el relleno de carne, y encima ponemos otra capa de pasta.

La bechamel. En un cazo, ponemos a calentar el aceite. Echamos la harina y removemos durante un par de minutos, con cuidado de que no se queme. Seguidamente vamos echando la leche poco a poco, y sin parar de remover, para que se vaya incorporando sin hacer grumos. Añadimos sal, pimienta blanca y nuez moscada al gusto. Mantenemos a fuego medio sin parar de remover, hasta que adquiera la consistencia deseada. En este caso, como es para cubrir, es mejor que quede más bien ligera.
Una vez lista la bechamel, cubrimos la lasaña con ella, y espolvoreamos con un queso de nuestro gusto.
Metemos la lasaña al horno fuerte, durante unos veinte minutos, o hasta que veamos que el queso ha quedado tostadito.
¡Mirad qué pinta tiene! ¡No me digáis que no la vais a hacer!

8 comentarios:

  1. A mí es uno de los platos que más me gustan de entre todos los de Mi Pequeña Cocinica.

    Y, sin lugar a dudas, ésta es la lasaña que más me gusta de entre todas las lasañas del mundo mundial.

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta que dan ganas de chupar el monitor!
    Nos debes una de esas, que te conste!

    ResponderEliminar
  3. nose de donde sacas el tiempo pero tiene una pinta que dicen comerme tu mami

    ResponderEliminar
  4. Ahora mismo tengo la lasaña en el horno, la he hecho siguiendo tu receta, espero que me quede con esa pinta que tiene la tuya, mmmm!!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Que rica! Muchas gracias por compartir la receta. La cocina me suele tirar...para fuera (he llegado a quemar la ensalada, esto es, el huevo y hasta la patata). Pero esta receta queda genial con solo prestarle un poquito de atención!

    ResponderEliminar